jueves, 19 de febrero de 2015

LOS LÁSERES FRACCIONADOS PARA HEMANGIOMAS QUE NO DESAPARECEN

Los hemangiomas infantiles hoy en día tiene muchas opciones de tratamiento. Tanto la administración oral de propranolol como la aplicación tópica de timolol consiguen eliminar la mayor parte de estas lesiones. Sin embargo a veces quedan lesiones de tipo cicatricial y vasos sanguíneos. Ya hablé en un post sobre el tratamiento de estos vasos sanguíneos residuales con el láser vascular, tratamiento que consigue muy buenos resultados habitualmente con pocas sesiones. Pero ¿qué pasa con esa piel blanquecina, de aspecto cicatricial con zonas de textura irregular, como el papel de fumar?


Para este tipo de lesiones contamos con otro tipo de láseres, denominados fraccionados. Estos dispositivos producen pequeños orificios, de tamaño microscópico, invisibles, que al "rellenarse" posteriormente con una piel nueva, se traduce en una mejoría clínica del aspecto de la piel muy llamativa. 

La tecnología fraccionada ha supuesto un avance sustancial en numerosos problemas y patologías dermatológicas como son por ejemplo las cicatrices de acné y el rejuvenecimiento facial. Recientemente hemos incorporado a nuestra Unidad de Hemangiomas y Malformaciones Vasculares el láser de CO2 fraccionado ablativo conocido como CORE, un láser de última generación con el que pretendemos beneficiar a muchos niños de tal forma que consigamos que la piel en estas zonas sea normal, sin restos visibles de hemangioma. Con este láser se completa la plataforma láser de nuestra Unidad, capaz de ofrecer y solucionar satisfactoriamente cualquier problema derivado de un hemangioma. El tratamiento médico (propranolol oral, timolol tópico, entre otros), junto con los láseres vasculares (colorante pulsado V-Beam y Neodimio YAG) y fraccionados (Fraxel Dual y CORE) son las herramientas precisas que debe contar una Unidad de Anomalías Vasculares para un abordaje integral de estas lesiones tan frecuentes en la infancia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario