Los angiomas infantiles tratados hace 30 años con radioterapia pueden tener complicaciones

Me ha parecido oportuno escribir este nuevo post para hablar brevemente de la relación que existe entre la aplicación de radioterapia en la infancia y el desarrollo de tumores malignos cutáneos en la edad adulta.
Esta complicación es muy poco frecuente, sin embargo es importante diagnosticarla a tiempo. En nuestra Unidad de Hemangiomas y Malformaciones Vasculares de la Clínica Ruber hemos diagnosticado algunos pacientes con esta complicación.

En la década de los 60 y 70 el tratamiento de elección de los hemangiomas infantiles era la radioterapia directamente aplicada sobre el angioma. Con el descubrimiento posterior del efecto beneficioso de los corticoides orales, a partir de los años 80, la radioterapia quedó relegada a un segundo plano. Así, durante casi 30 años, la mayoría de los hemangiomas infantiles han sido tratados con corticoides. En la actualidad, desde que en el año 2008 se publicó el primer trabajo científico en el que se demostró la eficacia de los fármacos beta-bloqueantes (como propranolol), los corticoides orales han ido también abandonándose de forma paulatina.

Desde hace décadas se sabe que la radioterapia es un arma de doble filo. Por una parte puede curar un tumor y por otra puede, a largo plazo después de muchos años, inducir la aparición de otro tumor nuevo, diferente al original. Esto lo conocen por ejemplo muy bien los pacientes con cáncer de mama que han recibido radioterapia. Algunos de ellos, al cabo de años, pueden tener tumores malignos cutáneos en la zona de radiación. Los hemangiomas infantiles tratados con radioterapia hace 30 años pueden tener este mismo problema.

La aplicación de radioterapia en la infancia sobre un hemangioma suele dejar secuelas permanentes, todas ellas benignas y sin importancia desde el punto de vista médico:   

-         cambios de coloración en la piel, principalmente aumento de la pigmentación.
-         alteraciones de la textura cutánea
-         desarrollo de pequeños vasos sanguíneos, conocidos como telangiectasias

Pero ¿cómo reconocer si en la piel de un hemangioma tratado en la infancia hay una complicación importante? Algunos cambios que deben alertarnos son los siguientes:

-         presencia de una herida que no cicatriza
-         aparición de una costra que se forma y desprende cíclicamente
-         elevación (nódulo) con crecimiento paulatino
-         presencia de un bulto interno, por debajo de la piel

Con cualquiera de estos cambios se debe acudir al dermatólogo. Seguramente le realizarán una biopsia para obtener un diagnóstico de certeza. La mayoría de los tumores malignos que se diagnostican son epiteliomas espinocelulares, cuyo tratamiento es quirúrgico y no debe demorarse. Raramente pueden aparecer tumores más agresivos, como los angiosarcomas, cuyo tratamiento es también quirúrgico pero en casos concretos pueden necesitar además quimioterapia.

Comentarios

  1. Doctor tengo 46 años y con pocos meses fui tratada de un angioma en el pecho con radioterapia,como consecuencia el pecho en el que fui tratada no me desarrollo,hoy día llevo prótesis.¿Puede ser un problema en un futuro? Yo de mom ento solo me veo la piel en esa zona un poco más pigmentada.Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. La radioterapia, como se comenta en el blog, puede tener efectos secundarios a largo plazo como por ejemplo el desarrollo de tumores en la piel. Para su tranquilidad debe saber que la incidencia de esta complicación es baja por lo que lo más probable es que nunca tenga problemas en la zona radiada. De todas formas es bueno que el paciente esté bien informado sobre estos aspectos. Si nota algún cambio relevante debe acudir al médico lo antes posible. Estos cambios son principalmente la presencia de una herida que no cierra o un bultito localizado. Tanto la pigmentación como los vasos sanguíneos lineales (telangiectasias) es un hallazgo común en la mayoría de los pacientes tratados con radioterapia y no tiene ninguna importancia.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Cuándo tratar un angioma o hemangioma? ¿Propranolol o corticoides?

¿Qué tiene mi hijo: angioma, hemangioma, angioma plano, angioma cavernoso, mancha en vino de Oporto?