jueves, 18 de abril de 2013

LAS ARAÑAS VASCULARES SE ELIMINAN FÁCILMENTE CON LÁSER

Las arañas vasculares son dilataciones de pequeños capilares superficiales de la piel que se manifiestan como pequeñas lesiones de color rojo, de 2-5 mm de diámetro, con una zona central más prominente y ramificaciones en la periferia.
Esta distribución tan peculiar, con un centro similar a una “cabeza”, y varias prolongaciones radiales, similares a “las patas de una araña”, ha llevado a algunos autores en el pasado a denominarla como araña vascular, término que sigue usándose en la actualidad. También se conoce con el nombre de nevus aracneus o angioma spider. El paciente las puede reconocer fácilmente: al presionar con el dedo desaparecen (vaciamos los capilares de sangre) y, al soltarlo, vuelven a su color rojo original (se rellenan de nuevo). Muchos pacientes me preguntan a través de Internet y en la consulta qué significado tienen y sobretodo cómo tratarlas. Me ha parecido interesante recoger a continuación información que puede ser de su interés.

¿Por qué aparecen las arañas vasculares?
La causa es desconocida. Sin embargo se han descrito algunos posibles factores desencadenantes que enumero a continuación:

- Cambios hormonales (como por ejemplo durante el embarazo). Ya hablamos en otro blog de los granulomas piogenos, un tipo de alteración vascular que aparece más frecuentemente en mujeres embarazadas. Durante el embarazo pueden aparecer numerosas arañas vasculares por cualquier zona de la piel. Habitualmente no se tratan ya que la mayoría desaparecen al dar a luz o en las semanas o meses posteriores.

- Enfermedades hepáticas. La cirrosis es quizás la causa más frecuente. Un paciente con numerosas arañas vasculares en el cuerpo que tenga además algún otro síntoma, acompañado de alteraciones en los análisis de sangre, hay que descartar enfermedades en el hígado.

- Enfermedades genéticas. Aunque son raras y apenas vemos en la consulta siempre hay que tenerlas en cuenta. Una de ellas es la enfermedad de Rendu-Osler-Weber. Estos pacientes además tienen frecuentes episodios de sangrado por la nariz (epistaxis). Se afecta tanto la piel como las mucosas y los síntomas suelen comenzar en la pubertad.

- Idiopática. Como siempre en medicina, en la mayoría de los casos no se conoce la causa. Esto significa idiopática. En este grupo se encuadran la mayoría de los pacientes que vemos en la consulta.

- Traumática. A veces un golpe en la piel, una herida, un traumatismo, puede dejar como secuela una araña vascular.

¿Son benignas? ¿Deben tratarse?

Las arañas vasculares son siempre benignas: no degeneran en nada malo. El tratamiento de elección hoy en día es el láser vascular. Habitualmente se eliminan con pocas sesiones (en ocasiones basta una sola). El tratamiento se realiza en consulta y sin necesidad de poner anestesia ya que se tolera muy bien. La zona tratada se queda más oscura durante una semana. Durante este tiempo, si el paciente lo desea, podría incluso maquillarse.

En el caso de las embarazadas hemos comentado anteriormente que no se suelen tratar ya que la mayoría desaparecen al dar a luz. Durante la infancia también es relativamente frecuente que aparezcan. En estos casos solemos esperar hasta un año antes de tratarlas ya que también es frecuente que desaparezcan solas.

¿Mi consejo? Tratar siempre con láser las arañas vasculares localizadas en la cara o en zonas visibles como las manos o el tórax. Es un tratamiento sencillo y con unos resultados muy buenos a corto plazo. El láser es un tratamiento revolucionario ya que no deja marca ni cicatriz, a diferencia del tratamiento ya obsoleto con electrobisturí con el que veíamos cicatrices muy inestéticas en el pasado. Hoy en día contamos además con diferentes tipos de láseres, los cuales se seleccionan dependiendo de la profundidad o tipo de lesión vascular que tratemos: el láser colorante pulsado, para las arañas vasculares más superficiales y pequeñas, y el láser Neodiminio YAG, para casos más resistentes o arañas vasculares más profundas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario