lunes, 29 de abril de 2013

LOS LAGOS VENOSOS EN ADULTOS: ¿QUÉ LÁSER DEBE APLICARSE PARA ELIMINARLOS?


Los lagos venosos son lesiones vasculares de pequeño tamaño, de unos 3-5mm, que aparecen en zonas expuestas al sol como por ejemplo el labio inferior, la cara o las orejas. De todas estas localizaciones la más frecuente con diferencia es la mucosa del labio inferior. Este tipo de alteración es motivo frecuente de consulta ya que resultan bastante inestéticos para el paciente.
¿Cómo se distinguen?
El diagnóstico es habitualmente clínico, es decir, no se necesita realizar pruebas de imagen o biopsia cutánea. Algunas de las características más típicas de los lagos venosos las enumeramos a continuación:
- Son de color azulado-grisáceo.
- El tamaño no suele exceder los 5 milímetros.
- Al aplicar presión con el dedo “se vacían”, desapareciendo parcialmente.
- Se localizan en zonas donde se ha recibido mucho sol a lo largo de la vida.
- La mucosa del labio inferior es la localización más típica.
- No duelen.
- A pesar de ser lesiones vasculares es excepcional que sangren.
- No desaparecen de forma espontánea a lo largo del tiempo.
¿Todas las lesiones azuladas del labio inferior son lagos venosos?
La otra alteración que puede aparecer en el labio con relativa frecuencia son las llamadas “máculas melanóticas de la mucosa”. Son similares a los lunares pero en este caso aparecen en la mucosa. Tienen una coloración más negruzca, son planos y no desaparecen al presionarlos. Se ven en personas más jóvenes, habitualmente a partir de la segunda década de la vida. Muchas veces el paciente refiere que le ha aparecido durante un verano, como consecuencia de la exposición al sol. El tratamiento más habitual en estos casos, especialmente si hay dudas diagnósticas, es la extirpación quirúrgica.
La otra alteración con la que pueden confundirse los lagos venosos son las malformaciones venosas. En este caso se suelen ver varias zonas azuladas y abultadas no solo en la mucosa labial exterior sino también en el interior, en la lengua y en la cavidad oral. Esta enfermedad es poco frecuente y se puede manifestar desde la infancia.
Finalmente, en determinados casos, los lagos venosos pueden confundirse con una dilatación de las glándulas salivares, conocida con el nombre de mucocele. Los mucoceles suelen verse como bultitos en el interior de la mucosa del labio, de color transparente. Pueden cambiar de tamaño periódicamente. Incluso a veces desaparecen de forma espontánea. El tratamiento, si no desaparecen al cabo de un tiempo, es la cirugía.
¿Deben tratarse los lagos venosos?
Al ser una patología benigna no es estrictamente necesario tratarlos. De todas formas el tratamiento es sencillo por lo que aconsejamos siempre intentar eliminarlos. El tratamiento de elección es el láser. De todos ellos el que mejor resultados proporciona es el láser Neodiminio YAG (Nd:YAG). Este láser es mucho más potente que el láser colorante pulsado (indicado habitualmente para lesiones planas vasculares de la infancia).
¿En que consiste el tratamiento láser?
Desde que disponemos de este láser en la Unidad de Hemangiomas y Malformaciones Vasculares de la Clínica Ruber y de la Clínica Dermatológica Internacional, hemos tenido la oportunidad de tratar a muchos pacientes con esta patología.
¿Qué debe saber el paciente sobre esta técnica?
- El tratamiento en sí dura tan solo unos minutos y se realiza en consulta, en régimen ambulatorio.
- No es necesario aplicar anestesia ya que es un tratamiento que ocasiona únicamente pequeñas molestias. Se puede notar una ligera “descarga” tras la aplicación de cada impacto, que cede en unos segundos.
- No es necesario interrumpir ninguna medicación ni tampoco es preciso realizar previamente análisis de sangre.
- Tras el tratamiento se puede quedar la zona con un cambio de coloración. Raramente se puede producir una pequeña herida; en caso de producirse se cura en una semana aproximadamente. La mucosa cicatriza muy bien por lo que no se ven cicatrices tras el tratamiento.
- En la mayoría de los casos basta aplicar una sesión. Si tras un mes el lago venoso persistiera podría aplicarse un segundo tratamiento
Me ha parecido interesante hablar de esta alteración cutánea ya que la padecen muchas personas, habitualmente por encima de los 50-60 años. La mayoría de ellos desconoce que el tratamiento es sencillo y agradecido en los resultados. Solo excepcionalmente si el láser no es resolutivo podría plantearse un tratamiento mediante cirugía. Hoy en día, en la era de los láseres, podemos resolver muchos problemas sin necesidad de recurrir al bisturí.

4 comentarios:

  1. Hola, tengo 16 y tengo una laguna venosa en la parte inferior de mis labios, cual es el tratamiento para jóvenes como yo? Gracias.

    ResponderEliminar
  2. El tratamiento de elección para los lagos venosos es el láser Nd: YAG. Habitualmente con 1 ó 2 sesiones se resuelve el problema. Si lo deseas podemos verte en consulta para estudiar tu caso y darte las recomendaciones precisa.

    ResponderEliminar
  3. Hola, tengo 33 años y tengo un angioma cavernoso en el labio que tambien me afecta al parpado,me han realizado varias embolizaciones pero los resultados no han sido del todo satisfactorios,existe algun otro tratamiento para poder curarlo.. quizas cirujia?,gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las malformaciones venosas (mal llamadas angiomas cavernosos) son complejas de curar de forma completa. El tratamiento con escleroterapia o embolizaciones suele ser lo más efectivo si bien sólo consigue controlar las lesiones sin curarlas definitivamente. La cirugia es una opción en algunos casos, cuando las lesiones están muy bien localizadas. El láser también puede ser un complemento terapéutico cuando la lesión es superficial. Sin verle en consulta no es posible precisar la mejor alternativa terapéutica para su caso concreto.

      Eliminar